La Docta Ignoranciaemprendimiento cultural, surgió en el año 2008, producto de las inquietudes de un psicoanalista que buscaba encontrar -más allá del trabajo clínico con los pacientes-, un espacio estimulante para la reflexión y el intercambio de ideas entre distintas disciplinas tales como la filosofía, el arte, las ciencias y la teología.

¿Cómo generar un espacio que, atendiendo a las premisas del Psicoanálisis, no se convirtiera en una institución?

¿Cómo sostener la singularidad de aquellos que tienen un deseo, por fuera de toda concepción de masa? Estas reflexiones implicaron crear dispositivos que alberguen ideas que se produzcan en hechos concretos, según el deseo de quien los propone y quienes quieran sumarse. Asì como se extingan luego, no pretendiendo perpetuar algo en el tiempo si no se sostiene del deseo de quienes lo llevan a cabo.

Causa, deseo. No instituciones.

De este modo, hay lugar para todos.

Asì, quienes se interesan por el cine y el psicoanálisis pudieron asistir a eventos como Pabertark donde distintos expositores hablaron de Pasolini, Bergman y Tarkovsky (sus sueños, sus desvelos, su modo de dirigir), y en el cual el cineasta Luis Puenzo aceptò la invitación para hablar de la dirección de cine, eligiendo hablar de eso como un “Psicoanálisis al revés”.

Y para quienes se interesan por el arte y la ciencia, produjimos eventos como La desmesura en Dalì, en el cual exploramos sus obras y su relación con la física cuántica.

Y para quienes se interesan por la literatura y la teología, produjimos Borges y Biblia, en el cual teólogos, psicoanalistas y gente de letras se encontraron a hablar de sus puntos en común.

Estos son sólo algunos ejemplos de qué es La Docta Ignorancia: fábrica de sueños, polea de transmisión de ideas.

Nos preguntamos qué nos gustaría escuchar y convocamos a la gente a hacerlo. Y hay mucha gente interesante que se acerca.

Cuando pensamos que es necesario rescatar del olvido a ciertos personajes, decidimos publicar las Obras Completas de Evaristo Carriego y producir dos eventos, uno dedicado a Aurora Venturini y otro al poeta pampeano argentino Bustriazo Ortiz.

En esta página web encontrarán junto a quiénes lo hicimos. Y en nuestro canal de YouTube las filmaciones.  

Quienes fundamos La Docta Ignorancia creemos que es posible sostener un emprender desde el deseo. Que el psicoanálisis no es una teoría abstracta. Y que cada uno puede participar en la medida en que lo desee, así como dejarnos cuando ya su deseo se dirija a otros lugares. Y está muy bien que así sea.

 

Al momento de su fundación, La Docta Ignorancia comenzó como una Revista de Psicoanálisis, Letras y Filosofía. Luego fue sumando varios proyectos editoriales que incluyen libros que han tenido fuerte repercusión, y más tarde comenzaron los diversos eventos culturales en espacios importantísimos de la Ciudad de Buenos Aires tales como la Biblioteca Nacional y el Museo de la Lengua y la Palabra.

Desde el año 2014 innovamos, comenzando un programa de radio denominado Café Freud al cual se sumò en 2017 un nuevo programa, esta vez sobre Literatura, llamado El Experimento.

Con el tiempo fuimos contando con el apoyo de prestigiosas instituciones académicas en los distintos proyectos que tuvieron lugar, tales como la Facultad de Psicología,  el Departamento de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, entre otros.

Nuestra página web es www.ladoctaignorancia.com.ar, y pueden encontrarnos también en Facebook, Instagram y en YouTube.

PARA PSICOANALISTAS:

Dijimos que La Docta Ignorancia comenzó publicando una Revista de Psicoanálisis, que buscaba el encuentro con otros discursos: filosofía, arte, ciencia y teologìa.

Ya desde su inicio, tomó la forma de una banda de Moebius, borrando las distinciones entre páginas y números, ya que pedía a los autores que luego de publicar un texto teórico, testimoniaran en el siguiente número de la revista, un ejemplo de la clínica de esa teoría. La Docta fue, en aquel entonces, un sustrato papel de algo que representaba a la vez, condensación y metáfora de varios discursos: psicoanálisis, arte, literatura, filosofía, ciencia y teología…

Esos discursos, de a poco, comenzaron a tomar una entidad propia: se convirtieron en una segunda banda de moebius que sumaba (cada una) su perspectiva acerca del mundo…

Esas múltiples bandas de moebius fueron intersectándose, pero eso también suponía una detención. Intersectar no es fundirse unas con otras.

La fusión de unas y otras fue produciendo botellas de Klein…

De allí a un nudo borromeo faltaría mucho tiempo…Algo de eso que faltaba fue el proceso por el cual, cada uno de los integrantes (lectores, fundadores, autores, participantes de este emprendimiento) fue trabajando esa nominación que surge del torbellino, del “encuentro” de una multiplicidad de discursos donde ninguno se pretenda sobre los demás sino que apunten a construir un entre-decires en el que cada uno se encuentre con su propio límite y a la vez, pueda ser tocado por los demás integrantes…práctica de la ex sistencia, ejercicio del encuentro-desencuentro entre las distintas consistencias, ex sistencias y agujeros que nos fundan…

Los eventos, los libros, las presentaciones públicas fueron enhebrándonos. Es desde allí que La Docta Ignorancia se constituye, cada vez, junto a otros. Poner en ejercicio la ignorancia en un hacer por el que apostamos, implica invitar a participar y que ese encuentro dé lugar a algo totalmente nuevo, identificado en psicoanálisis con el losange. Cada vez no es la misma ni una repetición sino un dar lugar a un nuevo proyecto cuya única justificación es que nos apasione.

¿Qué nominación podía albergar tantas botellas de Klein? La Docta Ignorancia, emprendimiento cultural nació de esa pregunta: “emprendimiento” ya que se trata de algo instituyente, no intituído, y desde allí toma su sentido, su alimento y su dirección.

No conducción.

Emprendimiento cultural es aún mejor porque rescata algo de la aventura del emprender, que el decir no siempre logra abrochar.

Bienvenidos

Violaine Fua Púppulo y Jorge Curcio

 

Equipo

Diseño Gráfico: Cecilia Lombardo, Sofia Molinari, Eva Medeiros, Rocio Butti

Fotografía: Victoria D’Agostino

admin Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.
×
admin Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.